domingo, 22 de marzo de 2009

...Macadamias...

Pero entonces la vida, si es que hay vida,
si es que podemos llamar vida a la vida
y no sal o uva, llano, colchon.

Me pongo en cintura, pero... a quien engaño?
ni a mi, ni a dois, ni a ti, ni a nadie,
nunca fui bueno para esconder iras.

¿A quien miras? crees que no te estoy
viendo, si a ti te estoy hablando, al joven
que esta del otro lado del espejo.

No corro, no me escondo, ya se que me
puedes alcanzar, ya se que todo es un
pleonasmo y que nada se convierte.

Y me vuelvo a preguntar (como casi cualquier otra noche)
¿que es la felicidad? ¿soy feliz? ¿eres feliz conmigo?
¿te preparo la cena?

El calentamiento global, la pseudorevlucion
en america latina, la sobrepoblacion del plastico,
el precio de las macadamias.

Mi cabeza continua pensando,
mis manos ya no, me acuerdo de tus
parpados, que no son de pajaro, y levanto la ceja.

Con mis manos, y sin violin, toco una
melodia melancolica enmarcando al principe
William, que por primera vez habla de su madre.

Hice una audicion para ser un ser humano
y falle, o cuandomenos no me eligieron,
solo tenia que decir palabras felices.

Por eso nomas puedo decir:
No al genocidio.

4 comentarios:

U.B dijo...

Haces de la poesía algo atemporal y a la vez moderno. Tus palabras son el eco de un tiempo.

PD: ¡NO AL GENOCIDIO!

Txus dijo...

si vieras lo que veo...

(quiza la sensacion fuera la misma)

cocina la cena,
pero que ella lave los platos
(si es que no hay nada mas acordado de por medio)...

un abrazo sr. Judas.


www.ciudadsomnolienta.blogspot.com

Anónimo dijo...

Pos suerte (para ella), seguro estarás con una mujer de lo más prevenida y cuadrada, que ya habrá hecho algún acuerdo al respecto.

Hoy me gustó mucho said. Sigueeee y por favor no te tardes tanto en ecribir.

Besos de una desconocida.

Said dijo...

Uno a la vez, asi decia mi abuelita cuando eramos varios los que queriamos algo. Sabias sus palabras.

U.B. El eco del tiempo, eso es mas poesia que todas las 30 lineas que yo tuve que escribir.

Txus Creo que en mi caso va a terminar siendo distinto, yo lavo platos, ella cocina... soy de paladar exigente y lo que yo cocino no sabe tan bien.

Anonimo Ahora no tengo mucho tiempo de escribir, poorque ando muy ocupado intentando ganar dinero, porque esto no me deja ni un peso.

el dia que lo que escribo me de de comer... voy a dejar de escribir.